¡El presente, sin más!

Xanos Rius

Una de las principales maneras que tiene el ego para cumplir su cometido de hacernos sufrir es la de trasladar los pensamientos al pasado irreparable o al futuro inexistente. De esta forma, evita que nos mantengamos en el presente, en el que no hay sufrimiento porque no hay expectativas; solo somos sin pensamiento.

Sufrimos porque dejamos el timón de nuestra vida al pensar y no nos damos cuenta de que el pensamiento –como las creencias, el conocimiento o la razón– son herramientas propias del ego. Para vivir el presente hay que sentir, experimentar o transitar la emoción; no, el pensamiento. Mientras mantenemos la emoción como tal y no la dotamos de pensar esta se sostiene y no hace sufrir si no que se vive serenamente.

Vivir el presente quiere decir aceptar la realidad tal cual es. Es decir, sin condiciones. Fluir con la realidad, cooperar incondicionalmente con ella.

Cuando permitimos a la mente especular con beneficios o intereses, con dudas o inseguridades es cuando estamos facilitando irnos del presente al pasado o al futuro, donde en ningún de los dos casos podremos vivir en paz emocional. Básicamente, porque no es nuestra realidad.

La realidad no está hecha de pasados que podamos reparar, ni de futuros inciertos o amenazantes. Está hecha de este instante, de solo y exclusivamente de este momento, de ningún otro.

Vivir el presente quiere decir mantener la mente en el ahora. Quiere decir aprender a tomar conciencia de que podemos confiar en nosotros y que no necesitamos irnos (mentalmente) a ningún otro pensamiento anterior o posterior. Que podemos sentir sin pensar.

La mente es como un músculo del cuerpo. Si la ejercitamos podemos gobernarla, podemos liderarla. De no hacerlo, nuestra felicidad estará siempre dependiente de las circunstancias. Si las circunstancias son favorables nos sentiremos bien y si no, pues nos sentiremos mal. Perdemos así, además, la oportunidad de influir poderosamente, como humanos que somos, en nuestra calidad de vida, en nuestra realidad, en nuestro presente.

Ejercitar quiere decir aplicar, practicar ejercicios que nos ayuden a tomar conciencia de que no necesitamos hacer para ser, que no necesitamos tener para ser que no necesitamos aparentar para ser. Ya somos. Sólo que no nos dejamos ser y seguimos viviendo en el pasado irreparable o el futuro inexistente.

Experimentar el ahora quiere decir aceptar y aplazar los pensamientos que vienen. Quiere decir reconducir, una y otra vez con cariño, a esa mente que neuróticamente quiere sentirse útil, querida y aprobada por los demás.

En el presente solo hay vida, sin más. Solo hay lo que hay, ¡sin más!

¿Qué debo hacer? Lo que te da miedo.
¿Qué tengo que buscar? A ti mismo.
¿Cómo tengo que hacerlo? Pasando a la acción.
¿Cuándo tengo que hacerlo? Ahora.
¿Cómo sabré si lo hago bien? Confía.

Siéntate en tu silla predilecta, cómodamente, y pon el cronómetro en marcha a ver cuántos segundos/minutos consigues estar sin hacer nada, sin sentirte mal, sin que tu mente quiera reparar, sin que tu mente quiera imaginar.

Todas, todas, todas, las respuestas, están siempre, siempre, siempre en ti. Nunca, nunca, nunca fuera de ti.

 

Dedicado con estima a Gemma Pujol

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
los conflictos