Cuando el cáncer llamó a mi puerta

Xanos Rius

A primeros de marzo de 2019 me comunican que tengo cáncer de vejiga. Agresivo, frío. Pide urgencia en ser extirpado. El tabaco es la causa… En el momento del diagnóstico, hace más de 12 años que dejé el tabaquismo, que abandoné ese hábito que sustenta la baja autoestima. Pero por lo visto, sus consecuencias aún me persiguen.

La manera en la que me informan de la gravedad de la situación fue poco asertiva. Salgo de la visita con dudas, siento miedo y me pregunto: ¿Por qué precisamente ahora?, ¿qué me está diciendo esta dificultad?

Ya en el coche de camino a casa, mi pareja que siente también miedo me pregunta: “Xanos, ¿y ahora qué?”. Le respondo: “Dame media hora, voy a buscar mi centro, mis herramientas”.

Al rato, llamo a mi hija y hermanos, y a los componentes del equipo del proyecto. Les cuento la situación y les digo a todos ellos: «No sufráis, porque yo no sufro. Estoy tranquilo y sereno y así será todo el tiempo. Ya he tomado mi decisión: El cáncer no va a poder conmigo, tengo demasiadas cosas importantes por hacer, me quedan muchas personas aún por ayudar, me queda mucho por vivir».

Tomo consciencia de que lo único que puedo hacer por mí es llegar al quirófano sereno, con el cuerpo y el alma en la mejor disposición para que la cirugía haga su magia.

¿Y cómo lo hago para mantenerme sereno?

Pues aplico un conocimiento que ya hace años –desde el inicio de mi propio proceso de mejora personal– que tengo y que ha llegado su momento de máxima utilidad: El cerebro utiliza exactamente los mismos caminos neuronales para el miedo que para la confianza. Eso hace que estar en miedo o confianza dependa de uno mismo. Por lo tanto, tomé la decisión de instalarme en la más absoluta confianza en mí, en la vida, en la ciencia, en los cirujanos y en el hospital donde me operaran.

Alguien se dirá: “Pero que tú decidas que el cáncer no va a poder contigo no quiere decir que no pueda”. Le respondo: “Es cierto, pero sólo puedo aportar a la situación mi positiva actitud, mi serenidad y mis ganas de vivir de manera que toda la química del cuerpo la pongo en favor de mi recuperación”. Si el cáncer hubiese podido conmigo, me hubiese ido en paz por haber hecho lo mejor posible en cada momento. ¿Te parece poco irse en paz?

La operación de 14 horas llegó cinco meses y dos aplazamientos después. Llegué profundamente sereno al quirófano, salí profundamente sereno y sigo profundamente sereno. Conseguí mi propósito, me sentí satisfecho y feliz. Me sentí pleno, en total sintonía con la vida y conectado al universo. Mis herramientas funcionan, mi labor sigue, ¡Mi misión es más relevante que nunca!

El cáncer ha supuesto un incremento claro de mi ya trabajado nivel de conciencia a través de mi proceso personal y los acompañamientos que ya hace siete años que imparto. Lo viví como una prueba que me ponía la vida para crecer, porque estaba preparado para superarla y de mí dependía cómo y dónde posicionarme para que fuese crecimiento y no hundimiento.

Está en nuestras manos, es nuestra suma dignidad, decidir cómo afrontamos las situaciones que la vida nos va trayendo. ¡Tú también puedes hacerlo así! ¡Todos podemos!

Un fragmento del escrito que mandé a mi pareja el día antes de la operación:

“Gracias por tu acompañamiento de estos meses de espera, me han ayudado mucho. Estoy contento siendo plenamente conscientes de la situación, hemos sabido vivirla con serenidad y armonía, hemos aprovechado para crecer y no para quejarnos.

Al llegar al quirófano empieza la recuperación. Mañana empieza una nueva etapa marcada por el respeto, la estima y por seguir ayudando a los demás con nuevos retos y sueños, con cambios que la vida seguro que nos traerá, que los aceptaremos con naturalidad y sabiduría.

Nueva etapa de más autenticidad, de más nivel de conciencia. Por lo tanto, de más autoconocimiento y aprendizaje, de más humildad y perseverancia, adaptándonos.

Sabes que estoy profundamente sereno, recuérdalo en las horas siguientes y procura hacerlo llegar a todas las personas de nuestro entorno.

¡Nos vemos a la salida!”

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies
polidactiliarevelaciones